Habilitación Funcional

 

Servicio dirigido a niños de 6 a 12 años (edad orientativa) que presentan algún tipo de dificultad y/o discapacidad. En estas edades cobra gran importancia, a parte del desarrollo, el trabajo de las capacidades necesarias para favorecer un óptimo aprendizaje escolar, así como una labor enfocada al aumento de la autonomía personal.

El objetivo del servicio es mantener y/o potenciar las capacidades del niño y minimizar o reducir el impacto que la discapacidad pueda tener sobre su aprendizaje, autonomía personal e integración social en el día a día.

En este servicio trabajaremos los siguientes aspectos:


 - Estimulación cognitiva: la estimulación cognitiva se basa en una intervención individualizada que persigue mejora y/o mantener las capacidades cognitivas en niños que presentan algún tipo de dificultad o están riesgo de padecerla. El objetivo es que el niño, a través de la estimulación, sea capaz de afrontar mejor las exigencias del proceso de enseñanza-aprendizaje que en primaria comienzan a ser más elvadas, adquiera un estilo cognitivo más reflexivo, y así mismo, se favorecezca el autocontrol.

La Estimulación Cognitiva abarca todas aquellas actividades que pretenden mejorar y potenciar los procesos básicos de aprendizaje, tanto en particular como en general, entre ellos destacamos los siguientes procesos cognitivos básicos que se deben trabajar con los niños:

  • Atención y concentración
  • Percepción y reconocimiento
  • Memoria
  • Razonamiento
  • Resolución de problemas
  • Lenguaje
  • Abstracción
  • Orientación espacial y temporal
  • Funciones ejecutivas
     

 - Psicomotricidad fina y gruesa

La motricidad fina es aquella que nos permite hacer movimientos pequeños y muy precisos; implica precisión, eficacia, economía, armonía y acción. La realizamos principalmente con las manos, al escribir, o en actividades básicas de la vida diaria como abrir una botella, abrir la pasta de dientes, o incluso para gran cantidad de juegos. Es por ello, que en el servicio de Habilitación Funcional se seguirá trabajando este aspecto tan importante en el día a día, donde además cobran gran importancia los aspectos escolares, siendo, la escritura, cada vez más necesaria.

La motricidad gruesa es la que se encarga de realizar los movimientos más amplios de nuestro cuerpo, para cambiarlo de posición en el espacio, trabajando el equilibrio, siendo éste el que nos permite realizar diferentes actividades así como caminar de una forma apropiada sin caernos. Implica grandes grupos musculares, brazos, piernas, tronco, cabeza... Trabajaremos todos los aspectos necesarios para un buen funcionamiento corporal, concienciación del propio cuerpo con respecto al espacio que le rodea. Conseguir una armonía en los movimientos corporales será el objetivo principal de esta área de intervención.


 - Habilidades sociales y emocionales: los programas de entrenamiento en Habilidades Sociales y Emocionales permiten aumentar el comportamiento social apropiado, con el objetivo de emitir la respuesta más adecuada a las demandas de la vida cotidiana, y disminuir las conductas inapropiadas en ciertos contextos.

En las sesiones de Habilidades Sociales y Emocionales, entre otros muchos aspectos, se enseña a los más pequeños a recoger información de su interior y del mundo que les rodea, a expresar sus emociones y comprender las de los demás, a establecer una comunicación adecuada y eficaz en los diferentes entornos (social, familiar y escolar), competencias para una óptima relación con sus iguales y/o adultos, conocer y respetar normas, entrenamiento asertivo, empatía, autocontrol, automotivación y autoestima.

Todo ello se lleva a cabo en un clima lúdico y de cercanía con el terapeuta, a través de técnicas teatrales, rol-playing, expresión corporal, grabaciones en vídeo, diálogo, modelado, juego, refuerzo positivo, ejercicios de autoconocimiento y dinámicas en grupos reducidos. El fin último es que el niño pueda extrapolar los aprendizajes de las sesiones a diferentes situaciones cotidianas, de su día a día.


 - Autocuidado

En esta etapa, a partir de los 6 años, desde CRECER se pretende seguir estimulando y trabajando el desarrollo y adquisición de todas aquellas habilidades necesarias para un adecuado autocuidado en los niños. Es decir, comenzar a darles mayores responsabilidades tanto en el hogar como en su entorno, así como seguir trabajando aquellas Actividades de la Vida Diaria (AVD) donde haya dificultades. Entendemos por AVD las siguientes actividades:

-Bañarse y/o ducharse.

-Control de esfínteres.

-Higiene personal.

-Higiene en el inododo.

-Arreglarse.

-Masticar y tragar.

-Comer.

-Movilidad funcional.

-Uso de dispositivos para el cuidado personal.

-Sueño/descanso.

La intervención en las AVD y el trabajo en coordinación con la familia con el fin de adquirir nuevos retos y responsabilidades, serán uno de los objetivos fundamentales de este servicio. Que el niño adquiera roles, hábitos y rutinas en su vida será de gran importancia para que su desarrollo continue realizándose lo más normalizado posible y adquiera una independencia funcional en su entorno.

Información de contacto

Contacta con nosotros. Utiliza el formulario para una respuesta rápida
  • T. 881 894 024
    @: info@cdicrecer.com

¡Estamos presentes en las redes sociales, búscanos!

https://www.facebook.com/crecercdi/

Formulario de contacto

Todos los campos son requeridos

Localización

Dónde estamos por si quieres venir a visitarnos

C/ Enrique Dequidt Hevia 14, 1º izq. 15005, A Coruña.

A Coruña

2014 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos